El Tribunal Constitucional entregó hoy la resolución frente al requerimiento de Chile Vamos para declarar inconstitucional la indicación sobre cannabis medicinal incluida en la Ley Antinarcos, la cual fue finalmente rechazada por 5 contra 3 votos.

En contra, votaron las ministras Daniela Marzi Muñoz, María Pía Silva y Nancy Yáñez, así como los ministros Rodrigo Pica y Nelson Pozo.

A favor del requerimiento estuvieron solo los ministros Cristián Letelier, José Ignacio Vásquez y Miguel Ángel Fernández.

Pese a que el proyecto se había despachado el 14 de marzo pasado, 47 parlamentarios de Chile Vamos y Republicanos, encabezados por Ximena Ossandón (RN), ingresaron un requerimiento al Tribunal Constitucional buscando impugnar la indicación sobre el uso y receta medica relacionados al cannabis medicinal, paralizando la promulgación completa de la ley.

La norma que había sido impugnada por la derecha, introduce un nuevo inciso segundo al artículo 8º de la ley Nº20.000, que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas que originalmente establece:

El que, careciendo de la debida autorización, siembre, plante, cultive o coseche especies vegetales del género cannabis u otras productoras de sustancias estupefacientes o sicotrópicas, incurrirá en la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado mínimo y multa de cuarenta a cuatrocientas unidades tributarias mensuales, a menos que justifique que están destinadas a su uso o consumo personal exclusivo y próximo en el tiempo, caso en el cual sólo se aplicarán las sanciones de los artículos 50 y siguientes.

El argumento de la oposición impugnaba el artículo por vicios de forma en el proceso legislativo, argumentando su inconstitucionalidad ya que se establecían materias de salud en una ley de seguridad pública.

El nuevo inciso en cuestión señala:

Se entenderá justificado el cultivo de especies vegetales del género cannabis para la atención de un tratamiento de salud, con la presentación de la receta extendida para ese efecto por un médico cirujano tratante, la que deberá indicar el diagnóstico de la enfermedad, su tratamiento y duración, además de la forma de administración del cannabis, la que no podrá ser mediante combustión.

En detalle, la norma que buscaba bloquear Chile Vamos sólo viene a complementar lo ya establecido en la Ley 20.000 sobre cultivo de cannabis para uso personal con fines medicinales.

Pero además, la nueva ley antinarcos introduce el delito de falsificación de receta médica:

Se establece la pena de presidio mayor para quien falsifique o maliciosamente haga uso de recetas falsas para justificar el cultivo de especies vegetales del género cannabis. Si se acreditare que dicha conducta tiene por objeto la comercialización de la droga o su facilitación a un tercero, la pena aumentará en un grado.

Cabe destacar que fue el propio presidente Gabriel Boric quien ingreso un escrito de defensa ante el Tribunal Constitucional acerca de los alcances de la Ley 20.000 vigente señalando:

En concreto, el párrafo 1° prevé las siguientes descripciones de elementos que impiden la configuración de un delito –sean causas de atipicidad, de justificación o de exculpación–: (i) La autorización administrativa para realizar la conducta, (ii) el consumo personal y próximo en el tiempo y (iii) el tratamiento médico. En la ley N° 20.000, la autorización administrativa impide la configuración de los delitos de elaboración de estupefacientes (artículo 1°), el tráfico de estupefacientes (artículo 3°), y el cultivo de estupefacientes (artículo 8°). El consumo personal y próximo en el tiempo, por su parte, impide la configuración de los delitos de posesión de pequeñas cantidades de estupefacientes (artículo 4°) y el cultivo de estupefacientes (artículo 8°). Finalmente, el destino para un tratamiento médico justifica la posesión de pequeñas cantidades de estupefacientes (artículo 4°), la receta de estupefacientes por profesionales de la salud (artículo 6°), el consumo de estupefacientes por parte de personal militar, policías, gendarmes, personal de aeronáutica y de Gente de Mar (artículos 14 y 15).

Puedes descargar y leer el documento completo en el siguiente link.

Recomendamos

Escribe un Comentario