En una decisión relevante para la jurisprudencia chilena, la Corte de Apelaciones de Concepción ha delineado los criterios que diferencian el microtráfico del tráfico de drogas, particularmente en casos que involucran cannabis.

Esta distinción es crucial debido a las variadas implicaciones legales y las penas asociadas a cada delito.

El fallo se emitió en respuesta a un recurso de nulidad presentado contra una condena por tráfico de drogas, donde se argumentaba que los hechos constituían un caso de microtráfico.

Contexto del caso

Un individuo fue detenido y posteriormente condenado a cinco años y un día de prisión por tráfico de drogas, después de que la policía le encontrara 378.12 gramos de cannabis sativa y una suma de $8.750 en efectivo durante un control vehicular.

La defensa argumentó que las cantidades incautadas sugerían que la droga estaba destinada para consumo personal, exclusivo y próximo en el tiempo, lo cual caracterizaría el hecho como microtráfico y no tráfico, y por tanto, merecería una recalificación jurídica y una pena menor.

En los criterios de diferenciación establecidos por la Corte de Concepción, al rechazar el recurso, se enfatizó varios puntos clave:

1. Cantidad de droga

La cantidad de cannabis incautada (378 gramos) fue considerada suficiente para ser dosificada y distribuida a múltiples consumidores finales, lo que indica un potencial mayor de afectación a la salud pública y se alinea más con actividades de tráfico que con microtráfico.

2. Forma de presentación

La ley chilena asocia el microtráfico con la venta al menudeo de drogas, a menudo en forma de papelillos.

Sin embargo, la droga en este caso fue encontrada en forma de cogollos, no preparada en pequeñas dosis para consumo inmediato, lo que se asocia más típicamente con tráfico.

Interpretación integral de la sentencia

La Corte destacó que las razones de los sentenciadores deben ser interpretadas en el contexto de la sentencia completa, no de manera aislada o fragmentada.

El razonamiento judicial debe vincular diversas circunstancias del caso, considerando los hechos acreditados y la ley aplicable.

Conclusión del fallo

La Corte concluyó que no se identificaron errores en la sentencia impugnada y que las circunstancias del caso justificaban la clasificación del delito como tráfico de drogas.

Este fallo subraya la importancia de una evaluación cuidadosa y detallada de cada caso, considerando tanto la cantidad como la forma en que se presenta la droga, para determinar la intención detrás de su posesión y si corresponde a microtráfico o tráfico.

Este caso resalta la complejidad y la necesidad de precisión en la interpretación de las leyes relacionadas con el consumo y la posesión de drogas, y establece un precedente importante para futuras decisiones legales en Chile.

La clarificación ofrecida por la Corte de Concepción contribuye a un entendimiento más claro de la distinción legal entre microtráfico y tráfico, lo cual es fundamental para la correcta aplicación de la justicia en casos similares.

Accede al fallo completo en el siguiente link.

Recomendamos

Escribe un Comentario